Logotipo Gaceta

Antes de que pase un mes desde mi anterior entrada quería comentar un poco sobre el proceso de trabajo del logo de los 60 años de la Gaceta UNAM, actualmente, al conseguir el segundo lugar en el concurso los derechos de la obra pertenecen a la Universidad, pero eso no debe ser detractor de que comparta el proceso de creación del logotipo.

Gaceta01

Para empezar el proyecto busqué una problemática, la que fuera, para con eso tener un enfoque desde el cual crear una nueva forma para representar a la Gaceta. Lo primero y más fuerte fue el hecho de que la G capitular desentonaba con la tipografía Impact con la que se había escrito la parte de “aceta” mi idea principal era el rediseño de esta capitular y su integración al resto de la palabra. Varios bocetos a lápiz después me encontré con una capitular bastante agradable que sirve a la vez como mayúscula y minúscula, todo esto tratando de conversar un poco del logotipo clásico.

Gaceta02

Lo siguiente fue buscar un acomodo agradable para esta gran capitular y el resto de los elementos, quizás mi mayor error fue no querer despegarme mucho del acomodo clásico, posiblemente de hacerlo ahora lo haría un poco más diferenciado.

Gaceta03La ultima parte del problema surgió al notar cómo la tipografía habitual no concordaba tampoco con esta nueva capitular, así que dibujé unas cuantas variables y luego procedí a vectorizar varias ideas, después de una noche entera de hacer clicks surgió una especie de tipografía que se asemejaba a la G mayúscula. Y así fue como llegué al resultado del 2° lugar.

Viéndolo en retrospectiva me gustaría poder modificar más cosas pero eso no cambia el que esté orgulloso de mi trabajo.

Anuncios

Buen regreso

Como comenté hace algunos meses, tengo una mala costumbre de no escribir constantemente en este blog, y en cualquier red social de hecho, no es que sea antisocial, solo que me he acostumbrado a compartir mis pensamientos y emociones vía mensaje privado con mis seres cercanos, o bien, conversando de frente, porque aún creo en lo sanador que es conversar con alguien que está frente a ti.

En todo caso, si no escribo es porque siento que no tengo mucho que compartir, pero desde mi última publicación han pasado seis meses, tuve un final de semestre, vacaciones y comencé mi ultimo año estudiando la carrera, así que resulta que ahora tengo bastante que compartir, tanto de lo que hago como de lo que me gusta.

Bueno, no encontraba un buen tema para romper el hielo pero de repente ocurrió algo increíble para mi. El pasado junio se publicó en la Gaceta de la UNAM una convocatoria para concurso de Ensayo, Cartel, Caricatura y Logotipo para conmemorar los 60 años de la Gaceta, y para probar mi suerte y habilidad entré en el concurso de logotipo. Después de dos meses de espera se me informó que había ganado el 2o lugar, lo cual, a pesar de no ser mi ideal, fue más que satisfactorio para saber que mi trabajo tiene valor y puede ser reconocido por otros. Para concluir esta corta entrada, pero pionera de una nueva época de mi vida, les dejo el resultado final de mi trabajo para el concurso de los 60 años de la Gaceta UNAM. Buenas noches a todos.

Logotipo ganador del 2° lugar del concurso de los 60 años de la Gaceta UNAM

——————————————————————————————————————–

Y como siempre les dejo información relacionada: Actualmente mi sitio web está caído porque decidí rehacer la mayor parte y comenzar con un nuevo nombre de dirección web, tomará unos meses pero por lo pronto estaré actualizando este blog por si a alguien le interesa y para mantenerme en contacto.

Agua+Libros+Voluntad=Monstruos de agua

Alguien dígame si debo dejar de inventar títulos raros.

Saludos internautas ociosos y no muy posiblemente admiradores de mi trabajo, el día de hoy quisiera compartirles mi trabajo de ilustración más reciente, se trata de un trabajo escolar, una serie de imágenes que nació de un boceto de primera intención en mi cuaderno de bocetos (porque todo aficionado al dibujo debe tener al menos un cuaderno con hojas para dibujar):

Boceto c/ bolígrafo.

Boceto c/ bolígrafo.

Mi cuaderno de bocetos (al que quizás le conceda una entrada de este blog pues porque puedo) estaba a la mano, acababa de leer mucho sobre ajolotes y pensé en algo rápido y sencillo y surgió algo bastante decente a decir verdad. Cuando saqué el boceto en clase el profesor lo vió e indicó que era idóneo para convertirlo en una serie.

AxolotlSerie01. Acuarela, Carbón y Gouaché. 21.5 x 28 cm.

AxolotlSerie01. Acuarela, Carbón y Gouaché. 21.5 x 28 cm.

Fue una técnica muy sencilla y divertida, casi intuitiva a decir verdad. Pero mi problema inicial era buscar el tema de la serie, tenía que ser una transformación y tenía que poder terminar en la imagen del boceto original así que se convirtió en una lucha contra mi para poder analizar qué, cómo o por qué las cosas. Debo admitir que no soy muy dado a decir que A pasa a B y de ahí a C porque sí, o porque así me sentí cómodo haciéndolo, soy alguien meticuloso y me molestan mucho los detalles arbitrarios como decir “convertí un humano en ajolote porque sé dibujar figura humana y ya tenía el ajolote”, lo siento, sé que funciona para muchas cosas, pero no es mi modo de hacer las cosas, siento yo que soy más dado a la búsqueda del sentido más interesante posible, aún si la imagen final no es muy llamativa y sorprende a todos a mi me agrada porque sé que hay una idea base que busca ser expresada.

AxolotlSerie02. Acuarela, Carbón y Gouaché. 21.5 x 28 cm.

AxolotlSerie02. Acuarela, Carbón y Gouaché. 21.5 x 28 cm.

Supongo que ya habrán notado cómo resolví este “nudo” ideológico que me autoimpongo cada vez que quiero hacer algo que considero propio y personal. Como joven mexicano es común que busque un elemento que me identifique con mi nación, más si mi facultad se localiza en medio de Xochimilco, de donde estos animales tan curiosos son endémicos. Y aunque quizás la alegoría de hombre transformado en axolote llegase a significar algo a los demás a mi no me parece convincente, sería más lógico que el ajolote, símbolo de juventud se convierta en un humano adulto, pero no me pareció el mejor desenlace y no quería que mi mejor imagen fuera el inicio, sino el grand finale.

Recordé la leyenda del dios Xólotl, deidad deforme con aspecto de perro y gemelo de Quetzalcoatl, quien trató de escapar del sacrificio forzado convirtiéndose en “monstruo de agua” o “Axolotl”, de ahí que usara la imagen de un perro, salida de un libro de antropología que mostraba figurillas de barro y roca tallada, fue ahí cuando la idea comenzó a aterrizar y a agradarme. Podía usar perros de roca y representar la transformación del dios Xólotl que escapaba de la muerte, ya que la roca representa lo duradero, resistente y eterno, pero a la vez es sólido, inmóvil e inerte, y pasar de este plano a un plano dinámico, fluido y vivo representado con el ajolote, animal símbolo de la juventud y la inmortalidad que paradójicamente tiene que morir en algún momento, al igual que el dios Xolotl al final de su huida.

AxolotlSerie03. Acuarela, Carbón y Gouaché. 21.5 x 28 cm.

AxolotlSerie03. Acuarela, Carbón y Gouaché. 21.5 x 28 cm.

En fin, ha sido un gusto y un alivio poder compartir el por qué de mi trabajo de ilustración, a veces la imagen sola es más importante que la motivación tras ella y eso me entristece, pero al fin y al cabo todo es para que el público decida si le gusta o no, y si le produce alguna emoción.

——————————————————————————————————————–

Y como siempre le dejo información relacionada con la entrada de hoy: la dirección de mi renovado sitio web http://rbcreativo.com.mx/ mi portafolios en DeviantArt http://richievgoode.daportfolio.com/ y además un poco sobre la leyenda del dios Xolotl que lo identifica como un ser que evita la muerte, adjunto, información básica sobre el ajolote en Wikipedia.org, especie al borde de la extinción y con cualidades muy particulares en el reino animal. Buenas noches,

Entre el Smartphone y la Acuarela

Entonces estoy yo, después de un larguísimo descanso en invierno y a punto de regresar a la escuela, terminando la época de fiestas y con un teléfono móvil obsoleto de hace cuatro años. Entonces toda mi familia me dice que es momento de dejar la pantalla cubierta de vidrio y las teclas numeradas acompañadas de grupos de letras, ergo consigo un smartphone completamente nuevo y con ganas de absorber mi atención y mi alma con su capacidad de usar internet, acceder a redes sociales en cualquier lugar y mandar mensajes de texto, audio y video.

Suena como el inicio de una película de terror posmoderna, pero a pesar de lo fácil que es distraerse con uno de esos aparatos me he tomado un buen tiempo para familiarizarme y aprender a usar mas o menos decentemente las capacidades de mi nuevo juguete. Aquí quiero aclarar que intento no convertirme en una victima zombieficada de la tecnología inalámbrica sino realmente sacar provecho a las capacidades del aparato y ajustarlas a mi vida de estudiante universitario.

Lo primero que hice fue descargar tantas aplicaciones útiles se cruzaran en mi camino, lo cual no pasó de descargar videojuegos simples y aplicaciones de música y para mensajes. Lo segundo fue actualizar mi lista de contactos y descubrir el contacto vía Whatsapp, el cual no me ha hecho ni más productivo ni más dispuesto al diálogo. Pero lo tercero comenzó a ser útil, actualicé mi aplicación de calendario para convertirla en mi agenda actualizada con notificaciones de los eventos importantes de aquí a seis meses. Esto solo cubrió mis compromisos fijos, pero quedaba la necesidad de registrar mis ideas pasajeras y caprichos aún no materializados, así que descargué Wunderlist que funciona como lista de pendientes, recordatorios e inclusive se presta para el trabajo en equipo y por subtareas.

Otra cualidad que se presentó casi por descuido fue descubrir que podía tomar fotos y subirlas a la red o enviarlas a amigos en tiempo real, cosa que supongo es muy básica e incluso obvia para quienes llevan años usando esta clase de aparatos, pero para mi fue la entrada a una nueva capacidad comunicativa, ahora puedo conversar más sobre y exhibir más mi trabajo tanto de diseño como de ilustración, existe pues, una relación más fiel entre mi información en la web y mi más reciente dibujo, ya no espero cuatro meses a “quizás por fin subiré las fotos de mi cel, solo debo encontrar el cable y revisar que no estén muy pixeleadas y…” ahora es instantáneo: lo veo -> lo subo -> lo dialogo con otras personas. Grosso modo vivo el sueño original del internet de intercambiar información y retroalimentarla en poco tiempo. Debo insistir que siendo diseñador uno necesita comunicarse del modo más eficiente posible y sobre todo recibir retroalimentación en su trabajo y obra, aquí es donde esa nimiedad poco relevante se vuelve imprescindible para mi nuevo modo de vida.

Así que para terminar esta entrada poco novedosa les dejo un adelanto de mi más reciente serie de ilustración en acuarela, de la que hablaré más después:

Mujer Pez (Serie: 6/6, 2/6, 4/6)

El proceso (creativo): una de sus tantas variaciones

Esto es complicado de explicar, por lo general no explico el cómo hago las cosas, sino que aprendo de mis profesores, pero hoy me encontré un ejercicio de ilustración que hice varios meses atrás y conservo algunos bocetos del mismo, así que por esta vez quisiera explicar cómo fue que pasé de nada a una imagen representativa hecha con una técnica poco convencional.

Lo primero que surgió fue la idea de lo que quería como imagen a partir del sentimiento que tenía tras escuchar mucho a Los Tres, banda chilena de Rockabilly en específico Pájaros de Fuego – Los Tres, partiendo del título de la canción y la letra de la misma realicé un boceto burdo de lo que más o menos quería ver:

bocetpa

Y el tema resultó bastante acorde para retomarlo en una técnica de sanguina y papel albanene de color, así que realicé varios bocetos para detalles y distintas posiciones para las aves, de cómo irían más o menos colocadas y la dirección del pico y las alas, primero a lápiz para ideas generales y luego a pluma para marcar el contorno:

bocetopajaros

Pasado ese punto decidí rehacer el boceto original con mayor orden en los elementos de la composición a tamaño carta para poder trabajar a gusto el tema y los detalles del mismo, y sí, lo hice sobre una hoja de reuso:

Este boceto final pasó por la fotocopiadora hasta llegar a un papel albanene de color dorado (hasta yo me sorprendí de que existiera el color) el cual se recubrió con sanguina, ya con este dibujo semi-traslucido cubierto por el rojo del pigmento se pasó a dibujar con goma, cutter y navaja las luces de la composición hasta darle el contraste suficiente para que fuera una imagen reconocible, por último añadí toques de sanguina para hacer más obscuras algunas partes del dibujo:

Bueno, y así es mi proceso de dibujo: Idea->Bocetos->Técnica->Imagen Terminada. Como verán no soy fanático de colocar muchos detalles pero es también porque esta imagen no necesitaba ser muy detallada para transmitir la idea que quería.

En todo caso, gracias por leer esta entrada, si les gustó o les interesa ver más de mi trabajo tengo mi portafolios en mi página web: rbcreativo.com.mx. Si tienen dudas preguntas, comentarios, ofertas de trabajo, críticas, etc… escriban en los comentarios o contáctenme por algunos de los medios de mi página en la sección de “Contacto”.